Texte

Cam­i­nante, son tus huel­las
el camino, y nada màs ;
cam­i­nante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Al andar se hace camino,
y al volver la vista atrás
se ve la sen­da que nun­ca
se ha de volver a pis­ar.
Cam­i­nante, no hay camino,
sino este­las en la mar.

A. Macha­do